16 de julio de 2008

EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA Y DE UNA POLITICA PARA EL CAMPO CON EQUIDAD

San Salvador de Jujuy, 26 de marzo de 2008 (Agenda Pública) El Distrito Nro 14 de Federación Agraria Argentina (FAA) que comprende la región NOA; a través de su Directora Ana Bárcena, puso de relieve que la protesta que protagonizan los sectores del campo y que en Jujuy se concreta en Pampa Blanca, “es un ejercicio del derecho a la libre expresión y manifestación que se desarrolla en el marco del sistema democrático”. Desde Federación Agraria “defendemos el estado de derecho por eso rechazamos que esta demanda legítima sea vista como la expresión de un sector que pretende desestabilizar la democracia. Tenemos compañeros/as de Federación Agraria asesinados y detenidos desaparecidos durante la dictadura militar, conocemos la experiencia del autoritarismo y del horror por eso nunca podríamos estar detrás de una maniobra de ruptura de la institucionalidad”, afirmó Bárcena, quien lamentó que se interpreten la defensa de legítimos intereses de los pequeños y medianos productores como un intento golpista.
En el enfático pronunciamiento del Distrito 14 de Federación Agraria, Bárcena destacó que “esperamos que en el marco de las posibilidades que ofrece la democracia se diriman los conflictos”, y rechazaron por “antidemocráticos los planteos de la Presidenta de la Nación que dan cuenta del poco aprecio del diálogo y del consenso”.


Ana Bárcena explicó que esta difícil coyuntura que atraviesa el campo debe ser la oportunidad para que “se defina una política agropecuaria que tienda a la equidad. Por eso entendemos que las retenciones deben aplicarse en función de un esquema gradual de acuerdo a la escala de producción, porque sólo de esa manera se estará procediendo con un criterio de equidad que evite generar más injusticia en el campo”.
Puso de relieve la dirigente de Federación Agraria que “en esta discusión urge que se resuelvan cuestiones fundamentales, como una política nacional y políticas provinciales que favorezcan el desarrollo rural y que tengan en cuenta las asimetrías regionales”.
En principio, refirió Bárcena, deben impulsarse obras de infraestructura que garanticen comunicaciones, defensas hídricas, el acceso a servicios fundamentales como el agua, así como obras para garantizar salud y educación para las familias que viven en el campo, de manera que no se vean obligadas a migrar a las ciudades”.
Además, agregó, “es preciso poner en marcha políticas diferenciales en materia impositiva, debe estimularse una oferta de créditos blandos para el sector y definirse un esquema de redistribución de la tierra”.
“Entendemos que sólo de esta manera se estará favoreciendo un verdadero desarrollo del campo, que es central dentro del esquema económico nacional” dijo Ana Bárcena y añadió que Federación Agraria desde hace cinco años viene generando propuestas, proyectos de leyes para avanzar en este sentido y en un marco de diálogo, sin haber obtenido aún avances significativos.