1 de septiembre de 2008

COMUNIDAD JASY ENDY GUAZU: SOLICITAN MEDIDA CAUTELAR

San Salvador de Jujuy, 31 de agosto de 2.008.- (Agenda Pública).- Alfredo Zaburlín, uno de los abogados defensores de la comunidad Jasy Endy Guazú, advirtió que Roberto Strisich podría volver al lote en disputa, por lo que ya fue solicitada una medida cautelar para que los aborígenes puedan continuar en posesión de esa zona de El Talar hasta tanto se resuelva la causa en sede penal.

La acción fue presentada ante el Juzgado Civil Nº 9, a cargo de Norberto Costamagna, con jurisdicción en San Pedro.
Zaburlín forma parte del equipo de defensores que también está integrado por Pablo Pelazzo, Ariel Ruarte Paula Alvarez Carrera y Marcos Ciancia.
El abogado recordó que la comunidad aborigen de El Talar, Jasy Endy Guazú, fue desalojada violentamente por una orden judicial ante una denuncia de usurpación iniciada por Roberto Strisich, quien reclama derechos sobre esas tierras, por lo que oportunamente se planteó una acción de nulidad por violación a la ley que prohíbe desalojos contra comunidades indígenas.
"Nuestros clientes están ocupando ese lugar hace 9 años y en realidad una causa penal como la planteada corresponde dentro del lapso del año, por lo que también se habría violado el debido proceso", indicó.
Tras revelar que "nunca pudimos acceder al expediente", señaló que en su momento se realizó un planteo de nulidad en sede penal, mientras que en sede civil se interpuso un interdicto de mantener la posesión, "pero que no se proveyó a tiempo".
Vale recordar que hace algunos días Strisich hizo abandono del lugar y la comunidad volvió a tomar posesión de la tierra de donde fue desalojada "por un despojo judicial", según interpretó el abogado, ya que los funcionarios judiciales actuantes "le dieron la posesión a quien nunca la tuvo".
Señaló que en el juicio civil –donde se tramita el tema de la posesión- se presentó una medida cautelar para que la comunidad pueda quedarse en las tierras hasta tanto no haya cosa juzgada en sede penal. "La idea es que se siga tomando la prueba hasta la época de la sentencia en sede civil", indicó, explicando que existe un instituto del derecho –la prejudicialidad- que marca que en sede civil no puede salir una sentencia sin que antes haya habido resolución en sede penal. "Por eso también está planteada la nulidad en sede penal, mediante una apelación para que se revise la resolución de desalojo hasta la última instancia, teniendo en cuenta que ésta es una cuestión federal", explicó.

Strisich podría volver

El abogado razonó que "hoy puede haber una movida a nivel político que hace que este hombre (Strisich) renuncie a la posesión y haga abandono de la misma, pero esto no quita que él siga con la intención de hacerse de ese terreno en cualquier momento", aclaró, indicando seguidamente que Strisich no renunció formalmente a la posesión. Por eso, "hay que seguir con el juicio civil y penal, más allá de que la comunidad hoy esté allí".
Zaburlín indicó que Strisich se retiró del lugar al tomar conocimiento de que la comunidad Jasy Endy Guazú volvería a tomar posesión con el auxilio de la organización barrial Tupac Amaru, entre otras entidades sociales. "Antes de la toma, este individuo retiró todos sus bienes y no hay noticia de que haya vuelto", comentó.
El abogado creyó oportuno referirse a Strisich, calificándolo como "una persona violenta que actuaría disfrazada de policía, que amenazó de muerte, innumerables veces violó los domicilios de la gente con armas. Por ejemplo, le tiró una puñalada a la esposa de uno de los poseedores que providencialmente no dio en el blanco; hay denuncias de que mató animales con veneno; les sacó fotos a los hijos de nuestros clientes; rompe, patea, insulta, amenaza de muerte y se va. Son todos hechos denunciados", enumeró.
Asimismo, dijo que en los testimonios, Strisich fue acusado de ir acompañado con gente que portaba armas largas. Otro testimonio señaló que el controvertido sujeto iba disfrazado de policía.
Los abogados hicieron la denuncia en la comisaría de El Talar y una semana después aún no había llegado a la Fiscalía, por lo que el comisario del pueblo también está denunciado.
No obstante, la comunidad de El Talar "ya no está tan atemorizada" tras la reocupación de las tierras, reconoció el letrado.

Un lote estratégico

Zaburlín indicó que rodeando el lote en disputa (el 515) existen otros dos lotes que fueron entregados a las comunidades guaraníes.
"El lote 515 es muy productivo y tiene agua. En cambio, los otros dos que les habían dado son poco fértiles, no tienen agua y poseen una serie de dificultades que no dejan de llamar la atención", apuntó.
"El Instituto de Colonización le dio el mejor lote a un particular. Tal vez lo adjudicaron por concurso público, pero es una tierra que no debería haberse dado nunca", sostuvo.
Vale indicar que la comunidad guaraní trabaja de la agricultura y la ganadería. Actualmente, se está realizando un relevamiento de los recursos con los que cuenta y de la cantidad de personas que viven allí para generar proyectos sustentables. "Para eso se reclaman más y mejores tierras", concluyó.