15 de septiembre de 2008

GANADEROS DE LA ESPERANZA BREGAN POR PROYECTOS DE DESARROLLO

San Salvador de Jujuy, 14 de setiembre de 2008.- (Agenda Pública).- La Unión de Puesteros y Agricultores de San Pedro tiene puestas sus expectativas en lograr herramientas financieras y técnicas para desarrollar la producción ganadera en las 37.000 hectáreas del ingenio La Esperanza que sus miembros ocupan desde hace varias décadas.

Así lo indicó su presidente, el productor pecuario Eduardo Martínez, quien puso de relieve que uno de los mayores inconvenientes de ese sector es el mercado local de la carne, ya que la única forma de sacar algunos dividendos es otorgándole a la ganadería valor agregado, cosa que pocos productores están condiciones reales de hacer.

En total, existen en la zona de 120 a 140 familias ganaderas, cifra que debe multiplicarse por tres o cuatro, lo que da el total aproximado de trabajadores que dependen directamente de la actividad.

De 800 a 1.000 cabezas de ganado es la cantidad que posee un ganadero de la zona, mientras que el número de caprinos, ovinos y porcinos oscilan entre 80 a 150 cabezas por cada productor.
El problema que tiene la mayoría de los socios de la entidad –adherida a la Federación Agraria Argentina Distrito Jujuy- es la poca demanda existente en el mercado local, la que se incrementa únicamente a fin de año. "Actualmente, un ganadero vende de 4 a 5 corderitos o cabritos por mes. Lo mismo pasa con los lechones", graficó Martínez, en contacto con Agenda Pública.

La venta no se realiza fuera de la provincia, sino en el mercado local, específicamente en el departamento San Pedro.

"Venderles a las carnicerías no es negocio, ya que éstas pagan, por ejemplo, $ 5 el kilo de cerdo. Es decir que por un animal de 100 kilos uno cobra 500 pesos", precisó el dirigente rural, añadiendo que una de las soluciones es dar valor agregado a las carnes. Esa es la alternativa que él logró emprender con éxito para el ganado principalmente vacuno. "Si tomamos el ejemplo anterior, al transformar ese animal de 100 kilos en embutidos, grasas y cuero, se logra una operación de 1.500 pesos, es decir tres veces más que sin el valor agregado", precisó.

Por el kilo de animal vivo el negocio es peor: el ganado criollo (mestizo cruzado con cebú) se vende a $ 2,5 el kilo vivo, en tanto que el cerdo vivo fluctúa entre 2 y 3 pesos. Estos son los mismos valores que informó recientemente la titular de FAA Jujuy, Ana Bárcena, quien remarcó que se trata del precio que se pagaba hace tres años. Tras señalar el aumento de los insumos para el sector, la dirigente alertó que "con estas políticas nacionales, tendemos a desaparecer".

Por otro lado, Martínez no ve que el pastaje sea un problema. "Hay gran cantidad de pastos y el ganado se alimenta en campo abierto. Si bien tenemos delimitadas las tierras, hay 37.000 hectáreas que compartimos todos los ganaderos, ya que el animal sale fuera de los límites y se adentra en el monte virgen", explicó.

La necesidad de proyectos

En este contexto complicado, los productores consideran que la primera necesidad es la de llevar adelante proyectos que le otorguen valor a su producción. Tiempo atrás se unieron 10 productores caprinos de esta asociación para buscar recursos destinados a la elaboración de queso de cabra y para la instalación de un tambo en la región. En total, son tres proyectos: tambo, elaboración de quesos y quesillos, y un criadero de cerdos para chacinados.

Los productores ya solicitaron una reunión al gobernador Walter Barrionuevo y esperan recibir respaldo de la Provincia.

Todo esto se haría en las tierras de La Esperanza que ellos ocupan desde hace años. "En realidad, estos territorios ya no son del ingenio, puesto que nosotros tenemos derechos adquiridos", sostuvo, acotando que 5 productores ya iniciaron juicios veinteañales, un trámite que según palabras de Martínez "está marchando".

"Ya salieron algunos títulos, hicimos mensuras y calculo que en los próximos días habrá novedades. Personalmente, hace 25 años que soy productor allí, pero hay familias que alcanzan holgadamente los 80 años", esto es tres generaciones completas.

El productor reconoció que el hecho de ser socios de la FAA Jujuy fue de ayuda para los trámites de la posesión, ya que esa entidad rural madre puso a disposición sus abogados y se hizo cargo de algunos costos administrativos.

Finalmente, Martínez sentó posición con respecto a la licitación del ingenio La Esperanza, expresando su expectativa de que la fábrica siga produciendo "si es posible en manos de Tabacal, porque si se hace cargo Ledesma se llevará la caña en camiones para procesarla en la fábrica de Libertador y las puertas del ingenio La Esperanza se cerrarán. Con respecto a Emepa, todos sabemos quiénes están detrás de esa empresa", sentenció.


Por contactos o entrevistas:

Eduardo Martínez, presidente de la Unión de Puesteros y Agricultores de San Pedro.

Tel.: 03884-423805 – Cel. 03884-15416043